miércoles, 26 de agosto de 2009

MALASIA - FLAGELACION


 

Amnistía Internacional 
pide al Gobierno de Malasia 
que derogue todas las leyes que permiten 
la flagelación 
y otras formas de castigo corporal.


Malasia: 13.000 personas 
en espera de que se les azote
http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/malasia-13000-personas-en-espera-de-que-se-les-azote/

Ya somos: 12.708 Firmantes.
 

Kartika Sari Dewi Shukarno
Condenada a Flagelación en MALASIA por beber cerveza.

Londres.- El Gobierno malasio debe ampliar indefinidamente después del Ramadán la suspensión de la flagelación otorgada a Kartika Sari Dewi Shukarno, y debe aprovechar esta oportunidad para abolir este castigo, según ha manifestado hoy Amnistía Internacional.
  
Más de 35.000 personas han sido flageladas en Malasia desde 2002.
Recientes testimonios fotográficos obtenidos por Amnistía Internacional de las cicatrices que la flagelación deja en los detenidos demuestran el grado de lesión infligido por esta forma de castigo. Las fotos muestran que los daños y cicatrices de tan sólo dos golpes de vara continúan meses después de haberse infligido el castigo.



“Estas imágenes muestran la cruel realidad de esta pena. Decenas de miles de personas de Malasia han sido sometidas a esta cruel forma de castigo, sin que se le preste atención ni dentro ni fuera del país. Ahora que la cuestión de la flagelación ha saltado a la agenda internacional, ha llegado la hora de que el Gobierno malasio actúe de inmediato para librarse por completo de esta lacra”, ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.
En julio, una delegación de Amnistía Internacional viajó a Malasia y pudo acceder a tres centros de detención al sur de Kuala Lumpur. Allí pudo fotografiar a detenidos que, según afirmaron, habían sido flagelados mientras cumplían penas de prisión.
La flagelación se utiliza como castigo sobre todo para trabajadores y trabajadoras migratorios, por delitos relacionados con la inmigración. 
Los inmigrantes declarados culpables de entrar ilegalmente en el país normalmente son castigados con hasta tres golpes de vara, aunque la Ley de Inmigración de Malasia permite hasta seis golpes.
En junio de 2009, el Gobierno malasio anunció que había condenado a 47.914 migrantes a ser flagelados por delitos de inmigración desde que entró en vigor, en 2002, la reforma de la Ley de Inmigración.
Amnistía Internacional pide al Gobierno de Malasia que derogue todas las leyes que permiten la flagelación y otras formas de castigo corporal.
“La indignación que rodea el caso de Kartika destaca la necesidad de que el Gobierno malasio cese por completo la práctica de la flagelación”, ha manifestado Sam Zarifi. 

Blog Widget by LinkWithin